El Real Alcázar programa actividades educativas y de difusión histórica del monumento y sus jardines

​La actividad se desarrollará entre 9.00 y 14.00 horas, con posibilidad también de aula matinal entre 08.00 y 09.00 horas y entre 14.00 y 15.00 horas
|

El Real Alcázar de Sevilla ha programado un conjunto de actividades didácticas para niños y niñas durante las mañanas de julio, agosto y principios de septiembre con el objetivo de seguir acercando el monumento, catalogado como Patrimonio Mundial, a los sevillanos desde las edades más tempranas. Así, por tercer año consecutivo se realizará el programa infantil ‘El Real Alcázar, mi palacio de verano’, que prevé beneficiar a unos 600 pequeños de entre 6 y 12 años, cuyos padres podrán dejarlos en el recinto palaciego entre las 9.00 y 14.00 horas y opcionalmente pueden utilizar un aula matinal desde las 8.00 hasta las 9.00 horas y desde las 14.00 hasta las 15.00 horas.


Palacio Verano


Como todas las actividades educativas y culturales acometidas en este monumento para los niños en diversas épocas del año complementarias a las visitas escolares, ‘El Real Alcázar, mi palacio de verano’ es un programa con las plazas limitadas. El proceso para la inscripción y reserva de plaza se realizará íntegramente a través de la web oficial (http://www.alcazarsevilla.org/). El plazo se ha abierto hoy.


La adjudicación será por riguroso orden de llegada y confirmación automática por correo electrónico hasta completar los 30 participantes que tendrá cada uno de los dos turnos semanales –uno comprende lunes, martes y miércoles, y otro el jueves y viernes–. Es decir, los padres podrán elegir el turno que desean –uno solo, sin que quepa la posibilidad de repetir– entre 20 posibilidades a lo largo de 10 semanas de programación –se iniciará el 2 de julio y concluirá el 7 de septiembre– y recibirán un correo electrónico con la confirmación en el caso de existir plaza –en el momento en que se completa el aforo de 30, la propia web lo avisa–. La ficha de inscripción debidamente rellenada, la autorización firmada y la fotocopia del DNI deberán entregarse en mano justo el día del inicio de la actividad, esto es, en el momento en que el niño acuda al turno elegido y confirmado. No será considerado inscrito, pues, quien no cumpla con los requisitos.


El programa se realizará de lunes a viernes en horario de mañana durante los meses de julio (desde el día 2, lunes) y agosto y del 3 al 7 de septiembre, exceptuando las jornadas festivas oficiales. A primera hora de la mañana, se acometerán actividades educativas y de ocio en los jardines del Real Alcázar de Sevilla, y conforme aprieten las temperaturas se compaginarán las visitas a los palacios, talleres y otras tareas en el aula didáctica. Y todo con monitores especializados y, para ser atractivas para las edades más tempranas, se organizarán en torno a las épocas y los personajes de la amplia historia del monumento para facilitar la comprensión del edificio y de los jardines, relacionar el patrimonio con el entorno cotidiano de los niños y resaltar su conservación y difusión.


El último día de la actividad, se invitará a padres y madres a asistir para mostrarles el trabajo realizado por sus hijos e hijas en el aula didáctica con las fuentes, yesería, azulejos, etcétera. La entrada y salida de los niños y las niñas participantes se realizará por la Puerta del Apeadero (Patio de Banderas s/n) y, dado que una parte de estas actividades se desarrollará en los jardines, es recomendable que traigan gorra y protector solar. Se puede acudir con el desayuno, aunque teniendo en cuenta que en las instalaciones del Real Alcázar no hay frigoríficos ni microondas. La inscripción implica aceptar las condiciones expresadas en los documentos que han de rellenarse y que contemplan también cuestiones médicas y derechos de imagen.


“El Real Alcázar es esencial para la comprensión de la ciudad y sus diversos periodos históricos y tiene, además, una gran potencial para trabajar los valores de respeto e identificación con las diferentes culturas. Esta actividad permitirá a los niños y las niñas aprender sobre el patrimonio natural y cultural y también sobre las tareas de conservación que se realizan en el monumento, con la intención de poner en valor el trabajo de sus profesionales”, según ha explicado el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento, Antonio Muñoz, quien ha resaltado el éxito de esta iniciativa durante las dos ediciones anteriores