El Ayuntamiento y la Fundación Jiménez Becerril piden al ministro Marlaska reconocer como víctimas a los huérfanos de ETA

​El texto solicita, igualmente, que se sigan investigando y juzgando los más de 350 casos aún sin resolver, así como que las condenas se cumplan “sin impunidad”
|

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha dado traslado a los miembros del Patronato de la Fundación Contra el Terrorismo y la Violencia Alberto Jiménez-Becerril, reunido hoy en sesión ordinaria, de la moción que el Pleno municipal aprobó a finales de mayo pasado por la que se mostraba el respaldo de la ciudad a las víctimas del terrorismo así como al trabajo que vienen desarrollando los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, las asociaciones, entidades cívicas, personas e instituciones que se han implicado en la lucha contra la banda terrorista durante sus más de 50 años de existencia, entre las que recogía el agradecimiento a la ciudadanía de Francia y del resto de países de la Unión Europea por su compromiso y colaboración. La moción solicitaba, igualmente, que se sigan investigando y juzgando los más de 350 casos aún sin resolver, así como que las condenas se cumplan “sin impunidad”.


Ayuntamientodesevilla 2


El texto aprobado por el Pleno del Ayuntamiento incluyó, además, una referencia expresa por la que se insta al Gobierno de España a reconocer a los huérfanos de ETA con secuelas acreditadas como víctimas de pleno derecho, una realidad que no encuentra sitio en la interpretación que se viene haciendo desde que se aprobó la Ley de Reconocimiento y Protección de Víctimas del Terrorismo de 2011, por la que este colectivo tiene limitadas las coberturas independientemente de la situación de necesidad que presenten como causa del daño sufrido acumulado.


El colectivo de huérfanos de ETA con secuelas acreditadas está compuesto por personas que han crecido con el denominador común de problemas de interacción social y de integración, con fobias, que tienen origen en la pérdida traumática y violenta, y que han ido impidiendo que puedan desarrollar una vida al mismo nivel que cualquier otra persona en lo concerniente a estudios, capacitación laboral, interacción social, acceso a la independencia y proyecto de vida propio.


“Debemos contribuir a cerrar el capítulo triste de ETA sanando las heridas para que las víctimas también encuentren su tranquilidad”, ha manifestado el alcalde de Sevilla, Juan Espadas. El Ayuntamiento y la Fundación manifiestan, asimismo, el respeto profundo y el reconocimiento a los más de 800 asesinados y asesinadas por ETA y las más de 2.500 personas heridas en 50 años de terror en España, a las víctimas que han sufrido el latigazo brutal de vivir en primera persona el horror de lo que nunca debió haber ocurrido, y el cariño y la solidaridad con los familiares.