La defensa de Solidaridad del Taxi ve "novelescos" los atestados policiales y no aprecia "soporte probatorio"

​La investigación arrancó con "una actuación masiva e indiscriminada sobre el gremio del taxi por los sucesos ocurridos con los VTC, con 27 investigados de los que sólo siete aparecen relacionados con el colectivo"
|

En el contexto de la investigación de los presuntos ataques y amenazas sufridos por conductores de vehículos de transporte concertado (VTC) a manos de taxistas y supuestas coacciones en la parada de taxis del aeropuerto de Sevilla, la defensa de los dirigentes de la asociación Solidaridad Hispalense del Taxi ha alertado a la juez instructora del caso de los "novelescos atestados (policiales) con elucubraciones ayunas del más elemental soporte probatorio".


Aeropuertotaxi


En un escrito fechado el pasado 22 de enero, la defensa de los principales responsables de la asociación Solidaridad Hispalense del Taxi alude al contenido de los oficios policiales sobre supuestas coacciones y amenazas por parte de la cúpula de dicha organización gremial de taxistas, para acaparar presuntamente la parada de taxis del aeropuerto, sometida a una tarifa única. Y es que según la defensa de los principales responsables de Solidaridad del Taxi, "se suceden innumerables atestados y oficios (policiales) que bien pudieran haberse englobado en uno sólo, y en los que se repite de forma contumaz la información, creándose así una apariencia de gravedad y criminalidad que no existe".


Según la defensa, la investigación arrancó con "una actuación masiva e indiscriminada sobre el gremio del taxi por los sucesos ocurridos con los VTC, con 27 investigados de los que sólo siete aparecen relacionados con Solidaridad Hispalense del Taxi, y a pesar de ello y de que el atestado reconoce que se trata de actos generalizados en el gremio, se decide porque sí centrar una investigación sólo en esta asociación". Así, la defensa avisa de "novelescos atestados con elucubraciones ayunas del más elemental soporte probatorio", señalando especialmente las "cábalas" sobre la boda civil del presidente de Solidaridad del Taxi e investigado en la causa, Enrique Filgueras, una ceremonia oficiada por el concejal de Seguridad y Movilidad, el socialista Juan Carlos Cabrera, quien además habría participado en el banquete de dicho enlace. A tal efecto, recuerda la defensa los "enfrentamientos públicos y pacíficos" entre Filgueras y Cabrera.


La defensa de los responsables de Solidaridad del Taxi advierte así de la "búsqueda desesperada de delitos" y la "presión mediática" que pesa sobre el asunto. "Lejos de un interés aséptico y de una imparcialidad en la investigación, se está ofreciendo una información sesgada, como se advierte en los interrogatorios de los propios investigados, en los que se pone en duda lo que de forma documental y pública está al alcance de la fuerza actuando", avisa la defensa en este escrito elevado al Juzgado de Instrucción número ocho, encargado de la investigación judicial.


LA INVESTIGACIÓN DE LOS TAXIS


Hablamos de la investigación de los presuntos ataques y amenazas sufridos por conductores de vehículos de transporte concertado (VTC) a manos de taxistas y las supuestas coacciones en la parada de taxis del aeropuerto, para monopolizar la misma. Y es que dicha parada, recordémoslo, está sujeta a una tarifa única que oscila entre 22,3 y 24,3 euros por trayecto. Fruto de las pesquisas iniciales de la Brigada de Información de la Policía Nacional, que ha investigado al menos a 32 taxistas, el Juzgado de Instrucción número ocho ha dividido sus actuaciones en una primera causa sobre las supuestas amenazas y ataques de taxistas a conductores de VTC y unas segundas diligencias sobre presuntas situaciones de coacción y amenaza para acaparar la parada de taxis del aeropuerto de San Pablo.


En las segundas diligencias, en ese sentido, figuran como investigados los principales dirigentes de la asociación Solidaridad Hispalense del Taxi, entre ellos Enrique Filgueras, Antonio Velarde o Francisco Ternero, toda vez que esta organización está radicada precisamente en un local del aeropuerto de Sevilla, registrado en junio de 2017 por la Policía Nacional.


Al respecto, los informes policiales derivados de dicho registro, reflejan que los agentes habrían encontrado en la sede de Solidaridad Hispalense del Taxi documentación relativa a supuestas sanciones de la asociación a sus miembros, con prohibiciones temporales respecto al uso de la parada de taxis del aeropuerto o medidas punitivas por no participar en las movilizaciones convocadas por la entidad. En algunas sanciones, según los agentes, mediaría la máxima de que ante "cualquier duda", los taxistas afectados debían dirigirse al secretario de la asociación y "nunca" al presidente, Enrique Filgueras, porque tal extremo implicaría la "duplicación" de la sanción.


EL PAPEL DE SOLIDARIDAD DEL TAXI


De estos extremos, a juicio de los agentes, se infiere "que la Asociación Solidaridad Hispalense del Taxi impone su propio calendario de días de descanso o bien se arroga la potestad sancionadora de la administración". Entre la documentación decomisada, además, figurarían "fotografías de coches patrulla de la Policía Local y fotografías de policías locales, además de anotaciones de números de carné de policías locales que señalan como perseguidores de los taxistas de la asociación".


Igualmente, los agentes habrían encontrado, siempre según este oficio, "fotografías de vehículos VTC estacionados" en un lugar donde "se produjeron daños grabados en las cámaras de video vigilancia los días 9, 21 y 25 de enero" de 2017, así como "fotografías de un conductor de Tussam". Incluso localizaron, según uno de estos oficios, fotografías de la boda civil del presidente de la asociación Solidaridad Hispalense del Taxi, oficiada por el actual concejal de Seguridad y Movilidad, el socialista Juan Carlos Cabrera, quien además habría asistido a la celebración.