Guillena aprueba nombrar "alcalde honorario" al primer edil de 1936 ejecutado en 1938

El acuerdo plenario ha sido adoptado por unanimidad por los concejales del PSOE, IU, PP y Guillena Sí se Puede
|

El Ayuntamiento de Guillena (Sevilla) ha aprobado en su última sesión plenaria el nombramiento de Fernando Ortega Fernández, alcalde de la localidad en 1936 por la Unión Republicana y ejecutado presumiblemente en marzo de 1938 por las tropas golpistas, como primer edil "honorario" de la localidad. En el acuerdo plenario, adoptado por unanimidad de los concejales del PSOE, IU, PP y Guillena Sí se Puede, se detalla que el golpe de estado militar del 18 de julio de 1936 sorprendió al entonces alcalde de la localidad "trabajando" en un taller de Sevilla capital que compartía con un socio, si bien al día siguiente acudió al municipio para asumir su responsabilidad.


Guillena


A los pocos días, la localidad fue ocupada por las tropas golpistas, con lo que Fernando Ortega, del partido Unión Republicana, huyó primero hacia El Ronquillo y después hacia Llerena (Badajoz), siendo finalmente detenido por el bando sublevado. Trasladado a Sevilla, según detalla la moción, "permaneció ocho días detenido antes de ser puesto en libertad". No obstante, "un informe de mayo de 1937 de la Delegación de Orden Público dice que Fernando Ortega era una buena persona, pero era republicano y pertenecía al partido de Unión Republicana de Martínez Barrios, presidente de la Republica, al que le unía una fuerte amistad", siendo este hombre arrestado de nuevo en abril de dicho año.


Tras ello, en agosto de 1937 fue sometido a un consejo de guerra por "cargo de rebelión militar con otra serie de agravantes", siendo finalmente condenado a muerte, una sentencia que le fue notificada en marzo de 1938 en la prisión en la que estaba cautivo. Presumiblemente, según la moción aprobada por el pleno, Fernando Ortega habría sido ejecutado el 7 de marzo de 1938 en el cementerio de San Fernando de Sevilla capital.


La moción, en ese sentido, implica el nombramiento de Fernando Ortega Fernández como "alcalde honorario" de Guillena, así como la personación del Ayuntamiento de esta localidad en la investigación promovida por el Consistorio hispalense respecto a la fosa de Pico Reja del cementerio de San Fernando. Y es que según las hipótesis de los investigadores, esta fosa albergaría los cadáveres de al menos 1.103 represaliados de la Guerra Civil, entre ellos numerosos miembros de la corporación municipal de la época, personalidades del momento, alcaldes del área de influencia de Sevilla e incluso diputados.