Más de 70 especialistas se dan cita en la capital para avanzar en el tratamiento de la fibrilación auricular

Las arritmias son trastornos eléctricos del corazón que se manifiestan como alteraciones del ritmo cardiaco y pueden aparecer en personas con otros problemas cardiovasculares previos
|

El Hotel Ribera de Triana de Sevilla ha acogido en la tarde de este pasado miércoles las III Jornadas de Avances en Terapias Cardiovasculares, organizadas por la Unidad de Arritmias de los hospitales Quirónsalud Infanta Luisa y Sagrado Corazón-Neoláser Cardiovascular, así como auspiciadas por las Sociedades Científicas Andaluzas de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, y a la que han asistido más de 70 especialistas.


INFANTA LUISA


Quirónsalud ha señalado en una nota de prensa que en esta ocasión, el encuentro se ha centrado en la ablación con catéter de la fibrilación auricular. Asimismo, ha explicado que la arritmología es un área específica dentro de la Cardiología que "ha experimentado un desarrollo científico y tecnológico espectacular en las últimas dos décadas". "El 80 por ciento de los casos de fibrilación auricular se puede corregir ya mediante ablación, en pacientes bien seleccionados", ha manifestado durante la jornada el jefe de la Unidad de Arritmias de los hospitales Quirónsalud Sagrado Corazón e Infanta Luisa de Sevilla, el doctor Juan Manuel Fernández.

Entre otros, en la jornada han participado la directora territorial de Quirónsalud en Andalucía, Pilar Serrano; el electrofisiólogo Juan Fernández-Armenta Pastor de la Unidad de Arritmias del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa y el jefe de la Unidad de Arritmias de ambos hospitales. Las arritmias son trastornos eléctricos del corazón que se manifiestan como alteraciones del ritmo cardiaco y pueden aparecer en personas con otros problemas cardiovasculares previos como angina de pecho, infarto de miocardio, problemas valvulares, hipertensión, o miocardiopatías aunque también en pacientes sin ninguna otra manifestación de cardiopatía, ha explicado el grupo hospitalario. Asimismo, se pueden producir ritmos rápidos --taquicardias-- o ritmos lentos --bradicardias-- y los síntomas, el pronóstico y el tratamiento son diferentes en cada uno de los casos.


Además, la fibrilación auricular es la arritmia más frecuente en la población en general, se suele producir en personas con otros problemas cardiacos, pero también puede aparecer en personas jóvenes sin ninguna cardiopatía asociada y suele manifestarse en forma de palpitaciones, como otras taquicardias, así como puede presentar síntomas asociados al desarrollo de la insuficiencia cardiaca. "La principal complicación de la fibrilación auricular es la posibilidad de desencadenar embolias e ictus, motivo por el cual muchos pacientes deben tratarse con fármacos anticoagulantes", ha explicado.

El grupo hospitalario ha detallado que la ablación con catéter es una técnica de tratamiento percutáneo de las arritmias, es decir, sin necesidad de cirugía, se realiza mediante unas punciones a nivel de la ingle y, a veces, en otras venas a través de las que se insertan catéteres para el estudio interno de la actividad eléctrica cardiaca. También ha apuntado que "siempre se hace un estudio electrofisiológico previo para comprobar dónde se localiza el origen de la taquicardia, y a continuación, en el mismo procedimiento, se lleva a cabo la ablación, que consiste en unas pequeñas lesiones que producimos en la zona de músculo cardiaco anómala, para el tratamiento definitivo de la taquicardia".


UNIDAD DE ARRITMIAS


La aritmología centra su actividad en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de los pacientes con trastornos de ritmo cardiaco --taquicardias o bradicardias--, dispositivos implantados, diagnostico de los pacientes con síncopes y estudio de la muerte súbita cardiaca. La cartera de servicios de la Unidad de Arritmias de Quirónsalud Sagrado Corazón e Infanta Luisa incluye consulta externa de arritmias y marcapasos donde se hace valoración y seguimiento de pacientes con patologías arrítmicas, así como revisión de todo tipo de dispositivos, estudios no invasivos como el test de basculación, test farmacológicos y cardioversiones eléctricas, procedimientos intervencionistas como los estudios electrofisiológicos (EEF) y la ablación con catéter de arritmias cardiacas. 


Asimismo, el grupo hospitalario ha apuntado que en algunos pacientes es posible ofrecer un tratamiento con intención curativa, "que puede lograr la desaparición de la arritmia hasta en un 70 y 80 por ciento de los casos. También ha explicado que consiste en la ablación y aislamiento de las zonas donde se origina la fibrilación auricular y ha resaltado que o se puede realizar en el curso de una cirugía cardiaca, en pacientes que se operan por problemas valvulares, generalmente; o mediante ablación con catéter, introduciendo los catéteres a través de la ingle, en la que se crean unas pequeñas lesiones o quemaduras dentro de la aurícula. "Para identificar a los pacientes que se pueden beneficiar de este tratamiento, hay que valorar antes determinados factores, como son la duración de la arritmia, cómo se encuentre de afectado el corazón, y la presencia de otras enfermedades", ha concluido.