El Ayuntamiento inicia obras de conservación de los obeliscos que daban acceso a la entrada del recinto de la Exposición del 29

​Esta actuación, que Urbanismo lleva a cabo con un presupuesto de licitación de 63.000 euros, supone una nueva apuesta por la protección del patrimonio histórico y por la puesta en valor de este importante entorno
|

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Gerencia de Urbanismo, ha iniciado esta semana las obras para el mantenimiento y conservación de los obeliscos de piedra que conformaban las que fueran las entradas principales al recinto de la Exposición Iberoamericana celebrada en 1929. Se trata de cuatro pares de estos elementos localizados en el entorno de la Glorieta de San Diego y el consulado de Portugal, diseñados por el arquitecto Vicente Traver y Tomás con el objeto de destacar los accesos principales a la muestra.


Foto Muu00f1oz Glorieta



El delegado de Habitat Urbano, Turismo y Cultura, Antonio Muñoz, ha señalado que esta actuación, que cuenta con un presupuesto de licitación de 63.000 euros, “es una nueva muestra de la apuesta del gobierno municipal por la protección del patrimonio histórico y supone, además, la puesta en valor de este entorno emblemático de la ciudad”. Materialmente, los obeliscos son de pilares de ladrillo visto sobre basamentos de piedra caliza, rematados con rocallas, frontones y pináculos de piedra arenisca. Estilísticamente reproducen motivos arquitectónicos del barroco, con basamentos mixtilíneos, faces almohadilladas, elaboradas del mismo material. Los remates de arenisca son genuinamente barrocos, con rocallas de influencia rococó, decoraciones vegetales y remates abalaustrados que concluyen en pináculos y bolas.



OBRAS EN EL ENTORNO


En los últimos años la Gerencia de Urbanismo ha llevado a cabo sucesivas obras de reforma y remodelación de la zona comprendida entre la Glorieta de San Diego y el Casino de la Exposición para mejorar este entorno urbano y recuperar sus bienes más singulares, como el Monumento de El Cid, la verja de fundición del antiguo cerramiento y la Glorieta de San Diego. A estas actuaciones se suma ahora la conservación de los pilares que, junto a la citada verja, conformaban la entrada principal al recinto de la Exposición de 1929.



La propuesta de intervención sobre estos elementos realizada por la Gerencia de Urbanismo se ciñe exclusivamente a la ejecución de los trabajos de mantenimiento necesarios para asegurar la pervivencia de este bien, ante la evidencia del progresivo deterioro que sufre, y que tiene sus causas en la evolución propia del material frente al paso del tiempo y por la exposición continua al denso tráfico de la zona.



En este sentido, los tratamientos que se proponen en este momento se concretan en la limpieza de toda la superficie, la consolidación para frenar la descohesión de la piedra caliza y de la arenisca, el sellado de fisuras, el cosido de fracturas o fragmentos con peligro de desprendimiento, y la aplicación de un tratamiento hidrofugante. Las actuaciones de restauración, que conllevarían la reposición de las piezas que faltan en el coronamiento de los pilares, se llevarán a cabo en una siguiente fase ya que tras las actuaciones ahora previstas serán definidas con mayor exactitud.