El consejo de Mercasevilla vota hoy el convenio de acreedores y los pagos para eludir la liquidación

El orden del día ​incluye como segundo punto un seguimiento de "la situación de la compañía y del concurso voluntario de acreedores"
|

La sociedad mixta Mercasevilla, participada en más de un 51 por ciento por el Ayuntamiento hispalense y en un 48 por ciento por la empresa estatal Mercasa, celebra hoy un consejo de administración con un orden del día que incluye la votación del convenio de acreedores negociado para esquivar la liquidación de esta entidad declarada en 2016 en concurso voluntario de acreedores.


Ccoo mercasevilla


El orden del día incluye como segundo punto un seguimiento de "la situación de la compañía y del concurso voluntario de acreedores", siendo elevada además a votación la propuesta de convenio de acreedores negociada para eludir la liquidación y los planes de pago y de viabilidad asociados a tal extremo, toda vez que todo ello debe ser aprobado antes del 3 de mayo, siempre para esquivar la liquidación.

La empresa solicitó el concurso voluntario de acreedores después de que la sociedad estatal Mercasa, segundo socio de la misma, no apoyase una ampliación de capital promovida ante una sentencia que condena a la entidad a pagar casi nueve millones de euros a la constructora Sando, toda vez que la indemnización se eleva ya a más de 22 millones de euros a cuenta de los intereses de demora.

En el marco del citado concurso de acreedores, los administradores concursales de Mercasevilla han fijado en 26,6 millones de euros la deuda total de acreedores afrontada por la empresa, una cuantía copada por la sentencia de Sando, ya ratificada por el Tribunal Supremo. Al respecto, media ya la citada propuesta de convenio de acreedores con una quita del diez por ciento de la deuda global y un periodo de pago de tres años.


EL DINERO

Para materializar los pagos de dicho convenio, el Ayuntamiento y Mercasa habrán de aportar los fondos necesarios como socios principales de la empresa, toda vez que todo esto ocurre en un contexto en el que en junio de 2021, y según los estatutos de Mercasevilla, la sociedad quedará automáticamente disuelta y todos sus activos y pasivos revertirán en el Ayuntamiento, con lo que además es necesario definir el futuro de la gestión del mercado central hispalense.

Dado el caso, el pleno del Ayuntamiento hispalense aprobaba recientemente con el apoyo de todos los grupos municipales, a excepción de la abstención del PP, una propuesta que incluía la adhesión del Consistorio al convenio de acreedores y en consecuencia "la aportación de los fondos necesarios para las obligaciones de pago". Además, el acuerdo plenario contempla una "oferta" a la sociedad estatal Mercasa para que participe en la "gestión conjunta" del mercado central más allá de que en 2021 se disuelva la empresa, con "las nuevas aportaciones de fondos necesarias que correspondan en función de su participación accionarial".


LOS TERRENOS


El acuerdo incluye, por cierto, el compromiso de "articular para el futuro desarrollo conjunto de la actividad los mecanismos ecesarios para que las eventuales plusvalías que en su caso se generasen por cualquier transmisión o enajenación de activos inmobiliarios adscritos a Mercasevilla, una vez realizadas en su caso las inversiones necesarias para una reubicación de las instalaciones, e consideren imputadas o vinculadas al Ayuntamiento" en solitario.

Y es que los terrenos donde se asienta Mercasevilla, de titularidad municipal, están calificados como suelo residencial y un hipotético traslado de las instalaciones permitiría la venta de tales suelos con los correspondientes ingresos, si bien se trata de suelos inscritos en favor del Consistorio y no de Mercasevilla como tal. En ese contexto, el Gobierno local socialista reconocía durante la sesión plenaria que median "discrepancias" entre el Ayuntamiento y Mercasa respecto al futuro más allá de 2021 y el destino de los suelos, toda vez que Mercasa votó en su momento en contra de la aprobación de las cuentas de Mercasevilla de 2017.