Patrimonio aprueba inscribir como BIC en el Catálogo General Andaluz de los cines Cervantes, Lloréns y Trajano

También se ha aprobado la restauración de las esculturas de la Virgen de los Reyes y el Niño dela Capilla Real de la Catedral de Sevilla
|

La Comisión Provincial de Patrimonio, dependiente de la Delegación Territorial de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía en Sevilla, ha informado favorablemente acerca de la propuesta del delegado territorial de Cultura, Turismo y Deporte en Sevilla, José Manuel Girela de la Fuente, de incoación de expediente para la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz de los Cines Cervantes, Lloréns y Trajano como Bienes de Interés Cultural con la tipología de Monumento, porque estos edificios estuvieron dedicados desde su construcción para las primeras proyecciones del cinematógrafo en Sevilla, y pertenecen a una larga lista de edificios teatrales y del espectáculo que se construyeron para tal fin entre los siglos XIX y XX en nuestra ciudad, de manera que el expediente tiene en cuenta los valores patrimoniales que se derivan de esa actividad.


Cine cervantes


El inmueble que alberga el Cine Cervantes se inauguró en 1873 como Gran Teatro Cervantes y se reformó los años 50 del siglo pasado por los arquitectos Alberto Balbontín y Antonio Delgado-Roig para actualizar su funcionalidad a los requerimientos de una gran sala de proyección cinematográfica. En este edificio confluyen valores patrimoniales por su pertenencia al conjunto de espacios escénicos que conformaron un eje lúdico-cultural que vertebró la ciudad de fines del siglo XIX y primera mitad del siglo XX. El Cervantes se caracterizó por ser el preferido por las clases medias, por dedicarse a la exhibición de numerosos espectáculos de humor, musicales, actuaciones de cantantes de copla, galas semanales de teatro juvenil y, en cierta etapa, obras de teatro aperturistas, interpretadas por agrupaciones universitarias. El edificio se ha conservado con escasa alteraciones desde mediados del siglo XX y se trata de la única gran sala de cine que permanece abierta en la ciudad de Sevilla, tratándose de un notable exponente de un conjunto de edificios adscritos a una tipología de espacios escénicos de la ciudad que han desaparecido en su mayor parte o bien asumen otros usos, siendo, hasta hoy, un referente identitario de la ciudad de Sevilla.


El inmueble que albergó el Cine Lloréns, construido a partir del antiguo Teatro Lloréns, obra de José Espiau y Muñoz, es un ejemplo singular desde el punto de vista tipológico y ejemplo significativo de la arquitectura del Regionalismo, cuyos espacios principales se resolvieron en clave estilística Neomudéjar. La cualidad patrimonial del Cine Llorens se completa con valores históricos y etnológicos evidentes, pues acogió la primera proyección de cine sonoro en Sevilla el 9 de enero de 1930, además de ofrecer una variada programación de espectáculos teatrales, zarzuelas y variedades en general, y también foro de pensadores y personajes de la vida política sevillana y española. Figuras destacadas de la escena y la música ocuparon estos espacios, como la cantante Raquel Meyer, el pianista Arthur Rubinstein, o la Orquesta Bética de Cámara, fundada por Manuel de Falla y dirigida por Ernesto Halfter, e intelectuales y pensadores como Unamuno y Ortega y Gasset, que expusieron sus ideas en este foro que también acogió el debate y la propaganda política.


El edificio que alberga el Cine Trajano, construido originalmente como Salón de Variedades Lido, constituye una obra con valores patrimoniales evidentes y de diverso carácter por su indudable calidad arquitectónica, obra del arquitecto Aníbal González que ejemplifica los patrones del regionalismo, evidentes en especial en sus rasgos compositivos y estilísticos, y en el trazado y ejecución material de sus fachadas y de las galerías del patio de la sala. Estos rasgos y materiales se conservan en gran medida en su estado actual, pues la conversión del Salón de Variedades Lido para uso cinematográfico como Cine Trajano se produjo sin necesidad de demoler el edificio preexistente. El Cine Trajano es un inmueble con un valor histórico que dimana de las actividades y hechos albergados en él, y que se extiende por su tres etapas fundamentales, de muy diversa extensión: como Salón de Variedades, entre 1923 y 1936, como cárcel improvisada durante la Guerra Civil -donde estuvo preso Blas Infante hasta su salida para ser fusilado- y como sala de cine que asumió un papel singular en la ciudad, al albergar sesiones de cine de “Arte y Ensayo” en los años finales de la dictadura y la Transición, para posteriormente orientarse al cine erótico. La sala se clausura definitivamente en el año 2003.


También, Patrimonio ha aprobado la realización de trabajos de conservación y mantenimiento de las esculturas de la Virgen de los Reyes y del Niño, que se veneran en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla. La propuesta de actuación presentada por el Cabildo Catedral sobre el estado de las esculturas señala la existencia de alteraciones a nivel estructural y superficial en ambas imágenes, y elabora una propuesta de intervención que consiste en, para la Virgen de los Reyes, limpieza superficial, reparación de los daños que presenta la policromía de la cara, retirada del carmín de las manos y reintegración cromática de la madera vista y aplicación de una película protectora en los dedos para reducir el desgaste futuro. Para la escultura del Niño se propone una limpieza superficial, la reconstrucción de las partes de madera desaparecidas en las piernas a la altura de las rodillas, así como la reparación de los pequeños daños de policromía que presenta en la cara y las manos, y la sustitución de la pieza colocada en la base del cuello en la restauración de 1981 para conseguir un mejor ajuste.