Denuncian la agresión homófoba de un vigilante a una persona en una caseta de la Feria de Abril

​El encargado de seguridad de la caseta le impidió la entrada diciéndole "aquí no entra ni un puto maricón" y que también sufrió agresiones con "patadas y puñetazos" y tirándole al suelo
|

Un hombre de 25 años ha denunciado ante la Policia Nacional a un vigilante de una de las casetas de la Feria de Abril por impedirle la entrada diciéndole "aquí no entra ni un puto maricón" y que también sufrió agresiones con "patadas y puñetazos" y tirándole al suelo. Los hechos ocurrieron a partir de las tres de la madrugada de ayer cuando el denunciante, que acompañaba a unas amigas, acudió a la caseta situada en el número 189 de la calle Pascual Márquez del recinto ferial a la que, según ha explicado, ha ido otros años "con amigos gays y no he tenido ningún problema". 


Feria de abril


Sus amigas entraron a la caseta mientras él se quedó fuera hablando por teléfono y al terminar pidió al vigilante si podía pasar porque estaban sus amigas dentro aunque no tenía invitación, ante lo cual, según ha relatado y consta en la denuncia el vigilante le dijo: "Aquí no entra un puto maricón". El denunciante le respondió que si no quería dejarle pasar lo entendía porque no tenía invitación pero que no tenía derecho a insultarle así, momento en el que según su relato y lo expuesto en la denuncia el vigilante se fue hacia él y la emprendió a "patadas y puñetazos" hasta tirarle al suelo. 


En ese momento acudieron otros vigilantes para reducirlo y el denunciante sacó su móvil para grabar al presunto agresor, ante lo que uno de los compañeros de éste se lo quitó y lo tiró al suelo. Al ver pasar un furgón de la Policía, el denunciante se dirigió a los agentes a denunciar lo ocurrido, quienes identificaron al presunto agresor y al compañero que le había tirado el móvil. El joven acudió al hospital para someterse a un reconocimiento médico y según el parte que adjuntó a la denuncia presentaba "traumatismo facial", "hematoma incipiente en el pómulo izquierdo", "dolor cervical" y "policontusiones". 


El denunciante reconoce que se quedó "en shock" por la agresión ya que la reacción del vigilante "no fue para nada normal, estaba fuera de sí" e insiste en que ha estado otras veces en la misma caseta y nunca ha tenido problemas. Ante este incidente, la asociación Adriano Antinoo ha solicitado al Ayuntamiento que abra un expediente a los titulares de la caseta y a la Junta que aplique el régimen sancionador de la reciente Ley contra la discriminación del colectivo LGTBI, aprobada en diciembre, según explicó su presidente, Pablo Morterero. La asociación ha solicitado por escrito a los propietarios que mientras se aclara lo sucedido aparten al vigilante de seguridad de su puesto.