La Policía precinta un bazar por segunda vez en menos de 24 horas en el Distrito Macarena

La tienda tenía acumulado material altamente inflamable en el sótano y obstruida la salida de emergencia, con el consiguiente peligro para trabajadores y clientes
|

Agentes de la Policía Local de Sevilla, cuerpo adscrito a la Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores del Ayuntamiento, han precintado por segunda vez en menos de 24 horas un bazar sito en la zona de la Macarena por graves infracciones de seguridad. Tras haber quebrantado el precinto impuesto ayer y reabrir hoy la actividad, este local ha sido esta mañana desalojado y precintado. Los hechos se iniciaron a media mañana de ayer, cuando una patrulla de la Línea Verde de la Policía Local de Sevilla, especializada en el control de establecimientos, realizó una inspección rutinaria en un bazar y allí localizaron un sótano oculto. En él los agentes encontraron amontonado en un rincón material altamente inflamable, en tanto que la única salida de emergencia la tenían obstruida. De esta forma, se estaba poniendo en grave riesgo la seguridad tanto de los trabajadores como de los clientes ante una posible emergencia que hiciera necesaria la evacuación, como un incendio.


Bazar 4



Los policías informaron al responsable de este local del desalojo de los clientes y del precinto de la actividad. Pero en torno a las 10 de la mañana de hoy, al personarse agentes de Línea Verde en el lugar para comprobar el precinto, comprobaron que lo habían roto y reabierto el establecimiento, de ahí que procedieron al desalojo de las personas que se encontraban en el interior, unas 40, y procedieron otra vez a precintarlo.



Por otro lado, durante la noche de hoy y tras diversas denuncias por ruido recibidas por el vecindario, una patrulla de esta misma unidad policial se personó en un establecimiento hostelero de la calle Lumbreras, donde comprobó el consumo de alcohol en la calle y, en su interior, una actuación musical en directo que salía al exterior al estar abiertas las puertas del establecimiento. Los agentes desalojaron y precintaron el local por incumplimientos de normativas e impedir el descanso de vecinos y vecinas. “En un caso existía un riesgo evidente para trabajadores y clientes y en el otro, una perturbación de la convivencia vecinal por ruidos. Son dos ejemplos de cómo actúa la Línea Verde de la Policía Local, a cuyos agentes felicito”, ha dicho el delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera.