Lipasam licita la instalación de diez ecopuntos limpios para depositar móviles, pilas, cargadores o baterías

​El fin es ofrecer a la ciudadanía facilidades en materia de proximidad, para el depósito de los residuos para los cuales son habilitadas estas instalaciones
|


Lipasam


La sociedad Limpieza Pública y Protección Ambiental (Lipasam), dependiente del Ayuntamiento de Sevilla, ha sacado a licitación la instalación de diez "ecopuntos" o puntos limpios en la ciudad, que se instalarán en los distritos para la recogida selectiva de residuos. Según han confirmado fuentes municipales a Europa Press, estos ecopuntos quedarán instalados en cada uno de los once distritos. Así, aunque esta licitación recoge diez de los once en desarrollo de esta primera fase, se da la circunstancia de que el que se pondrá en marcha en el Distrito Norte sigue una tramitación diferente al incluirse en su propio plan de puntos limpios enmarcado en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (Edusi). 


De este modo, según el proyecto de actuación, recogido por Europa Press, estos diez puntos, que contarán con una inversión total de 354.651 euros, se destinarán al depósito y recogida de chatarra electrónica, pilas, teléfonos móviles, baterías pequeñas, cargadores, cartuchos de tinta, aceite vegetal usado, cápsulas de café de aluminio y plástico, CD, DVD e, incluso, neumáticos pequeños. Actualmente, Sevilla cuenta con cuatro puntos limpios de grandes dimensiones y estos puntos pretenden ofrecer a la ciudadanía facilidades en materia de proximidad, para el depósito de los residuos para los cuales son habilitadas estas instalaciones.

Se trata de espacios cerrados con bocas de vertido en su superficie que se comunican interiormente con contenedores o recipientes de almacenamiento. Dichas instalaciones, que contarán con wifi y placas fotovoltaicas para su suministro, estarán disponibles para la población las 24 horas al día, siete días a la semana. En ellos podrá ser depositada chatarra electrónica, móviles, baterías pequeñas, cargadores, cartuchos de tinta, aceite vegetal usado, cápsulas de café de aluminio y plástico, CD, DVD y cintas de vídeo y audio, neumáticos pequeños, pilas, cristal (espejos, ventanas, vaso), jeringuillas, agujas, por ejemplo, envases vacíos contaminados, lámparas de bajo consumo usadas, termómetros de mercurio o radiografías y material fotográfico.