Desarticulada una organización acusada de estafar más de 400.000 euros a un empresario de la comarca del Aljarafe

​Tres de los seis componentes de dicha banda han sido puestos a disposición judicial, y otros tres se encuentran en busca y captura por las autoridades judiciales
|


Fotonoticia 20180228124507 640


La Guardia Civil de Mairena del Aljarafe (Sevilla) ha dado por desarticulada una "compleja" organización, de carácter internacional, presuntamente dedicada a la estafa a gran escala a empresarios, y que se habría apropiado de más de 400.000 euros de un empresario de la comarca del Aljarafe sevillano. Tres de los seis componentes de dicha organización han sido puestos a disposición judicial, y otros tres se encuentran en busca y captura por las autoridades judiciales, según ha precisado hoy la Guardia Civil, que en un comunicado precisa que se culmina así una laboriosa investigación de más de dos años de duración.


En concreto, las investigaciones comenzaron a finales de noviembre de 2015, tras la denuncia interpuesta por un importante empresario del Aljarafe sevillano que manifestaba haber sido víctima de una estafa que calculaba que podía ascender a más de 400.000 euros, llevada a cabo por varias personas que presuntamente le habían estado engañando desde el año 2011. La víctima aportaba numerosa 

documentación sobre el asunto, lo que llevaba a tener una completa idea de la complejidad del entramado, según apunta el Instituto Armado, cuyos investigadores se encargaron de realizar un minucioso trabajo de estudio y análisis de todos los datos aportados, comprobando que la supuesta estafa podría ser superior a lo manifestando y ascendería a 237.000 euros, en el año 2011, y a unos 259.500 euros entre los años 2013 y 2014. 


La estafa comenzó a finales de 2010 y principios del año 2011, cuando contactaron con el denunciante representantes de una sociedad afincada en la provincia de Málaga, quienes ofrecían al empresario sus servicios de intermediación para la concesión de un préstamo de 40 millones de euros. Dicha operación, que se iba llevar a cabo por una sociedad afincada en Miami, con ramificaciones y contactos en Suiza, llevaba aparejada el pago, previo a la concesión del préstamo, de unas cantidades de dinero en concepto de tramitación, garantía y concesión de dichos préstamos.


Estas personas les hicieron llegar al empresario "multitud de documentación" procedente de estas empresas, afincadas todas ellas fuera de España. Presuntamente, conseguían revestir todas las operaciones de una aparente legalidad y engañaban así al empresario, quien comenzó a pagar en diferentes ocasiones las cantidades de dinero exigidas por la organización en razón de estos conceptos. Tras estudiar, recopilar y analizar todos los datos e información con respecto a todas las sociedades, transacciones, transferencias, etcétera, los investigadores tomaron declaración a los testigos de los hechos y, finalmente, llegaron a la conclusión de que la cantidad recibida por la organización, en esta primera ocasión, ascendía a la cantidad de 237.000 euros.

Siguiendo la investigación, los agentes comprobaron cómo, posteriormente a estos hechos, la organización volvía a realizar una nueva trama en la que le presentaron a la víctima una supuesta importante personalidad a nivel internacional, con influencia y negocios en Dubai, la Isla de San Vicente y las Granadinas, en el Caribe. proponiéndole ayuda para recuperar su dinero, urdiendo una nueva trama con empresas pertenecientes a dicha importante personalidad. Con esta segunda estafa consiguieron que el empresario entregase la cantidad de 259.500 euros, llegando la víctima incluso a viajar a Dubai para el cierre de los acuerdos.


Muestra de la complejidad de la trama y de las gestiones llevadas a cabo es la culminación de la operación con la petición de una comisión rogatoria a Estados Unidos, pues la Guardia Civil sospechaba, y finalmente comprobó, que parte del dinero terminaba en manos de uno de los estafadores, residente en dicho país. Como consecuencia de todo lo anteriormente expuesto, se ha determinado que dicha organización criminal internacional está formada por dos ciudadanos de nacionalidad española, uno de nacionalidad argentina, que han sido detenidos, y otros tres individuos que se encuentran en requisitoria, pendientes de detención, y se ha desmantelado la estructura, bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número 9 de Sevilla.