Los arroceros de la provincia ven como una decisión "precipitada" la comisión de desembalse

​El presidente de la Federación local, Mauricio Soler, onfía en que se puede llegar a 850 hectómetros cúbicos, en lugar de los 600 anunciados, lo que permitiría sembrar el 50 por ciento de la superficie de arrozal
|


Fotonoticia 20180227130940 640


El presidente de la Federación de Arroceros de Sevilla, Mauricio Soler, considera "algo precipitada" la reunión de la comisión de desembalse celebrada ayer, y confía en que se puede llegar a un desembalse de 850 hectómetros cúbicos, en lugar de los 600 anunciados, lo que permitiría sembrar el 50 por ciento de la superficie de arrozal. En declaraciones a Europa Press, Soler ha indicado que la comisión de desembalse celebrada ayer "ha sido algo precipitada", toda vez que "en los últimos años llueve mucho en primavera". De esta forma, considera que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) "ha querido ponerse en lo peor", de manera que, si hubiera sido él "hubiera pospuesto la comisión, pues tenemos la primavera por delante". En ese sentido, ha pedido que se celebre otra comisión de desembalse en abril "para que sea más ajustada a la realidad".


El presidente de los arroceros, la reunión de este lunes es "muy pronto", ya que este cultivo "aunque tiene el inconveniente de ser el último de la cuenca, tiene la ventaja de que puede sembrar hasta junio, por lo que todas las lluvias de primavera nos vienen bien y contabilizarán". Por ello, considera la reunión del lunes "una toma de contacto" y se ha mostrado "esperanzado en poder sembrar el 50 por ciento", puesto que "en 2008 teníamos el mismo porcentaje de agua y pudimos sembrar el 50 por ciento sin problemas". Soler ha recordado que en el sector arrocero "se tiene que contabilizar la capacidad de crear empleo y lo que mueve, pues somos el pulmón de Doñana, y Doñana necesita el arroz, igual que la avifauna y la industria del cangrejo necesitan este cultivo". 


Ha explicado que la CHG ha contemplados tres supuestos, tres posibilidades, de un escenario con mayor cantidad de agua a menos, donde se desembalsarían de 600 hectómetros cúbicos --cantidad que es la inicialmente acordada--, lo cual supondría "sembrar un tercio de la superficie de arrozal", hasta los 850 hectómetros cúbicos de desembalse, que supondría sembrar el 50 por ciento de la superficie. Los arroceros insisten en que esperan poder sembrar ese 50 por ciento, pues esperan que mejoren las perspectivas. Asimismo, el también vicepresidente de la junta general de regantes de la margen derecha del Guadalquivir, ha pedido que los arroceros tengan el mismo porcentaje de agua que todo el mundo, ya que "somos un sector especializados que tiene un 95 por ciento de efectividad" y donde "cada uno tiene sus concesiones y conforme a esas concesiones, cada uno pagamos lo que pagamos".