El Consistorio no contempla paradas intermedias de buses nocturnos para mujeres pero lo estudiará si se demanda

La edil socialista, Myriam Díaz, ha valorado la medida destinada a reducir el riesgo de una agresión sexual como "una buena idea" dada su relevancia en la seguridad del sector femenino
|


Tussamavenidaandalucia


La concejal de Igualdad, Juventud y Relaciones con la Comunidad Universitaria del Ayuntamiento de Sevilla, la socialista Myriam Díaz, ha precisado que el gobierno local no contempla crear paradas intermedias en las líneas de autobuses nocturnos para mujeres, sin descartar su estudio en el caso de que la población lo demandara. En rueda de prensa, Díaz ha valorado la medida destinada a reducir el riesgo de una agresión sexual como "una buena idea" dada su relevancia en la seguridad de la mujer. Sin embargo, ha puntualizado que un estudio municipal sobre la juventud sevillana ha destacado que las chicas "se sentían seguras de noche de camino a casa". 


En este sentido, la edil socialista ha precisado que el Consistorio "no ha recibido ningún tipo de demanda ni percepción del problema", lo que "no quiere decir que sí hayan existido algunos incidentes en puntos de la ciudad". Con respecto a estos casos, Díaz ha hecho un llamamiento a la "calma", ya que "vivimos en un ciudad pacífica sin problemas de seguridad". Con respecto a la puesta en marcha de la iniciativa, la concejal de Igualdad y Juventud ha valorado que "podría trabajarse" con el servicio nocturno de Tussam, a la par que ha recordado que sus conductores han participado en el servicio municipal de formación para la prevención y detección de violencia de género. Así, ha concluido, "si una chica informa a un conductor sobre el tema, no habría problema".

Cabe recordar que ayuntamientos como los de Sabadell (Barcelona) o Santander, entre otros, han implantado una medida que consiste en que la usuaria pueda avisar al conductor del autobús en el lugar aproximado donde quiera bajarse dentro de la ruta oficial, aunque no haya una parada programada en la línea, para facilitar que bajen del vehículo lo más cerca posible a su punto de destino, reduciendo así el riesgo de sufrir una agresión sexual.