Tussam aprueba una inversión de 30 millones de euros para adquirir cien nuevos coches de gas natural comprimido

​Esta operación es la segunda que se ejecuta en este mandato después de que en el periodo 2011-2015 quedaran prácticamente paralizadas los proyectos
|


Tussam


El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la empresa municipal de transportes Tussam, ha iniciado hoy los trámites para la adquisición de cien nuevos autobuses de gas natural comprimido que permitan renovar el 25 por ciento de la flota de la empresa, mejorando así el servicio y reduciendo sensiblemente la edad media de los vehículos. Esta operación, con un presupuesto de 30 millones de euros y un periodo de ejecución de tres años, es la segunda que se ejecuta en este mandato después de que en el periodo 2011-2015 quedaran prácticamente paralizadas las inversiones en nuevos vehículos.



El contrato marco, que se ha publicado hoy en el perfil del contratante, tiene una vigencia de tres años, entre 2018 y 2020, y un presupuesto de 30 millones de euros. Todos los vehículos responderán a las dimensiones actuales de la flota con 12 metros y contarán con gas natural comprimido, tal y como viene ocurriendo en los últimos años dado el compromiso de la empresa municipal con el desarrollo sostenible y la reducción de las emisiones.



La aprobación de este contrato marco supone que en este mandato se van a lanzar inversiones que permitirán la renovación del 50 por ciento de la flota de autobuses de la empresa municipal. En el año 2015 se impulsó una primera inversión de 35,6 millones de euros que ha permitido la adquisición de cien nuevos autobuses en el periodo 2015-2018 a los que ahora se suma esta segunda operación de adquisición de nuevos vehículos. Así, durante la segunda mitad de 2015 se adquirieron 34 autobuses por un importe de nueve millones de euros, la mayoría de 12 metros de gas natural comprimido, seis articulados de 18 metros y cuatro de 15 metros destinados al servicio del Aeropuerto.



Durante 2016, Tussam puso en servicio otros 39 vehículos, para lo que dispuso una inversión de 10,6 millones de euros. De éstos, 25 eran de 12 metros de gas natural comprimido, un híbrido, otro vehículo de 12 metros y diex articulados de 18 metros. También se procedió a renovar la flota de la línea C5 (Centro histórico) con dos microbuses Mercedes. En 2017 se ha invertido 7,69 millones de euros en la compra de 23 unidades, 15 de 12 metros de gas natural comprimido y otros ocho vehículos de 12 metros y en 2018 se incorporarán otros 30 autobuses, diez articulados de 18 metros y 20 de gas natural comprimido, con una inversión de 8,4 millones de euros.



Ahora se inician los trámites para un segundo plan de inversión en la renovación necesaria de la flota para reducir la antigüedad de los vehículos y mejorar el servicio. “Se trata de una muestra más del compromiso de este gobierno por mejorar el servicio del transporte público en la ciudad y acabar con el parón en materia de inversiones que se produjo en el periodo 2011-2015 y que provocó un envejecimiento de la flota al que ahora tratamos de poner fin”, explicó el delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera.